Este sitio se ve mejor en Chrome. Tamaño del texto

Del Arco y la Flecha.

Por Marvin Santos.
El arco y la flecha sin lugar a dudas son armas milenarias utilizadas por el hombre desde el inicio de la civilización, utilizadas por este para defenderse o para alimentarse por medio de la caza.

A lo largo de la historia humana uno se puede dar cuenta que muchos pueblos y muchos individuos llegaron a dominar y a perfeccionar su técnica en el uso del arco y de la flecha a tal punto que le dieron vida a muchas leyendas. Solo póngase a pensar en la primera imagen que se le viene a la cabeza cuando piensa en "Arco y Flecha"... ¿A cuántos de nosotros no se nos vienen de golpe personajes como Guillermo Tell, o Robin Hood? o algún personaje de la Biblia, o ¿porqué no a  nuestro Campeón Mundial de Arco Compuesto Jorge Jiménez?..... ¿Verdad que el Arco y la Flecha son verdaderos íconos de la humanidad?

Como Arcos y Flechas
Como muchas otras cosas el Arco y la Flecha también pueden enseñarnos una buena lección a nosotros como cristianos y sobre todo en nuestro rol de padres. El arco tiene un solo objetivo: Lanzar a la flecha lo más lejos posible o con la fuerza necesaria para alcanzar un blanco...   ¿Esta no es acaso nuestra misión como padres respecto a nuestros hijos?, por supuesto que esa es!!.

Como padres, debemos procurar el éxito de nuestros hijos, debemos por lo tanto lanzarles lo más lejos que podamos, debemos entesarnos lo más que podamos para que ellos tengan la fuerza necesaria para alcanzar su blanco, para llegar a su objetivo de vida en todos los sentidos y bajo la voluntad de Dios.

La Biblia dice respecto a nuestros hijos: "Como saetas en manos del valiente, así son los hijos habidos en la juventud" Salmos 127:4. ¿Nos queda claro?... Si ellos son las saetas, las flechas, nosotros somos los valientes, pero más que eso pienso que somos los arcos, somos los que estamos obligados a dar el máximo de nuestro esfuerzo para impulsarles en la vida, somos el instrumento de Dios para bendición y empoderamiento de nuestros hijos.

¿Cómo entesarnos como buenos Arcos? 
¿Qué intereses tienen nuestros hijos?, ¿Estamos dentro del círculo íntimo de nuestros hijos?, ¿Escuchamos a nuestros hijos .... realmente?, ¿Nos interesa lo que hacen nuestros hijos?, ¿Estamos dispuestos a apoyar a nuestros hijos en sus intereses seculares y por supuesto los de la iglesia?.... ¿Oramos por nuestros hijos?.... etc.... Las repuestas afirmativas a estas preguntas son excelentes maneras de cómo podemos entesarnos como buenos arcos en favor de nuestros hijos. Los intereses de nuestros hijos, con nuestra orientación, bien pueden describir el BLANCO al que deberíamos de apuntar con ellos como flechas. Si nos interesamos por lo que ellos hacen y se los hacemos sentir con nuestro apoyo directo, estamos potenciando su confianza en nosotros y su autoestima. Si oramos por nuestros hijos ¡sin lugar a dudas bendición caerá sobre ellos!. Si su hijo tiene la intención de convertirse en "x" profesional, no digamos si se interesa por ser Pastor, y usted toma la decisión correcta de orientarle y no imponerle una profesión, seguro que estará más dispuesto a terminar esa carrera satisfactoriamente. Entesarnos implica estar dispuestos a doblarnos, como lo haría un arco real, lo cual significa dar lo máximo de nosotros.

Los invito a que todos nos esforcemos por ser los mejores arcos para ayudar a acertar en el blanco, en el objetivo de vida de nuestros hijos. Que Dios nos ayude en esta misión.

Imprimir este post.
Compartir este blog con sus amigos...
This entry was posted in . Bookmark the permalink.

Síganos en Facebook:

COMÉNTENOS SOBRE ESTE BLOG:

Amado Dios, dedico a Tí el trabajo de este sitio, y lo hago con todo mi corazón y con todo mi amor, esperando que por medio de él atraerás a los que deseas que vengan a Tí. Por mi trabajo en la oficina no puedo salir a predicar, pero con esto quiero hacer mi aporte. Recíbelo Señor, te lo entrego en tus manos, para que lo sostengas si te place. Recibe Tú la exaltación por los buenos comentarios; y por los ataques y ofensas hacia mi persona toma Tú el control de todo, pues este sitio es Tuyo Señor. A Tí sea la Gloria, la Honra, la Alabanza, el Poder y Majestad, por los siglos de los siglos en nombre de Jesucristo, Señor y Salvador Nuestro. Amén.