NO ES UN ADIÓS, SINO UN PRONTO ENCUENTRO.

Por Marco Marín Parra.


Hermano(a)s y amigo(a)s:

Con estas palabras deseo de todo mi corazón, darle las condolencias a la familia de mi amado hermano en Cristo Porfirio Vargas, mi gran compañero de oración. Un soldado de Cristo, un obrero aprobado por Dios.

¡Qué privilegio me brindó mi bendito Dios al llevarlo hasta aquí, Lysekil - Suecia y conocer a mi amado hermano Porfirio!

Estos tres años de oración juntos me hizo crecer y tomar las enseñanzas del amor, humildad y sencillez de mi amado hermano. ¡Que descanse en los brazos de Nuestro Señor!

Muchas cosas podría escribir, pero hay algo dentro de mí que no puedo callar, es que siempre dobló sus rodillas para orar por todas las necesidades.

El miércoles 16 de noviembre dobló sus rodillas y oramos con gran gozo. Una presencia de Dios llenó nuestros corazones y su hogar.

Pero el domingo 20 de noviembre fue su última oración, no pudo doblar sus rodillas pero creo que intentó, porque esperó como un buen soldado a su compañero de milicia; tomando mi mano, presionada con sus pocas fuerzas oramos y leímos junto a su familia. Fue algo hermoso su sueño, tranquilo y con sus nietos, su nuera, su hijo, su amigo Víctor, y su amado hermano Marco.

Sé que no está presente, pero lo llevaré en mi recuerdo confiando en nuestra fe, que despertaremos el hermoso día cuando la trompeta suene y nos reunamos. Donde escucharemos la voz audible del Señor.

... Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor. Mateo 25:21. Amén.

Suecia - Lysekil. Nov 24, 2011.

http://edificandote.blogspot.com

Imprimir este post.
Compartir este blog con sus amigos...
This entry was posted in , , , , . Bookmark the permalink.

One Response to NO ES UN ADIÓS, SINO UN PRONTO ENCUENTRO.

Síganos en Facebook:

COMÉNTENOS SOBRE ESTE BLOG:

Amado Dios, dedico a Tí el trabajo de este sitio, y lo hago con todo mi corazón y con todo mi amor, esperando que por medio de él atraerás a los que deseas que vengan a Tí. Por mi trabajo en la oficina no puedo salir a predicar, pero con esto quiero hacer mi aporte. Recíbelo Señor, te lo entrego en tus manos, para que lo sostengas si te place. Recibe Tú la exaltación por los buenos comentarios; y por los ataques y ofensas hacia mi persona toma Tú el control de todo, pues este sitio es Tuyo Señor. A Tí sea la Gloria, la Honra, la Alabanza, el Poder y Majestad, por los siglos de los siglos en nombre de Jesucristo, Señor y Salvador Nuestro. Amén.