CÓMO RECUPERAR LA GLORIA DE DIOS.

Por Marco Marín Parra.

Este mensaje está basado en el pasaje de Las Escrituras de 2 Reyes 18:1-8 RV60.



Hay razones por las cuales, en algún momento pareciera que "La Gloria de Dios" se aleja de nosotros y de muchas personas. Esto está sucediendo, y como si le da igual venir o no a la Iglesia, porque su estado espiritual y emocional parece ser el mismo, no tiene sentido en la vida cristiana si no podemos disfrutar de la gloria de Dios.

Sabemos nosotros, y estamos conscientes, que lo único que es capaz de quebrantar los corazones endurecidos por el pecado es la gloria de Dios. Porque su gloria en medio de nosotros, sencillamente va a producir: Adoración, reverencia, alabanza, entrega, servicio y pasión.

Hay dos cosas en la ausencia de la gloria de Dios: Muerte Espiritual y Muerte física. Veamos Éxodo 25:10 = Dios manda a construir El Arca del Pacto, determinación de parte de Dios. El arca del pacto representaba la presencia de Dios para Su Pueblo, donde ellos iban, el arca salía adelante de ellos cubriéndolos. Dentro del Arca habían tres elementos importantes:

1) Las dos tablas de la ley. Representaban La Poderosa Palabra de Dios. Si nosotros anhelamos tener bendiciones en nuestro caminar, Su Palabra tiene que ser lámpara a nuestros pies. Amén.

2) La vara de Moisés. Representaba el poder y autoridad de Dios en medio de Su Pueblo; es decir, no solamente Su Presencia en nosotros de conocer Su Palabra, sino que además, el conocer La Palabra de Dios iba a desatar en la Iglesia en medio de su pueblo, Poder y Autoridad.

3) El Maná. Una porción del maná, lo cual nos habla de provisión divina. Si la presencia de Dios está con nosotros, siempre habrá una palabra que nos dé dirección, guía. Siempre habrá Poder y Autoridad en la Iglesia contra todo poder o fuerza contraria; y siempre habrá provisión de Dios para sostener la visión que Dios nos ha entregado tanto como Iglesia, individuo o nación. Amén.

Su presencia es importante en mi vida. ¿Por qué se nos aleja o se ausenta la gloria de Dios en medio de su pueblo?, por nuestro estado espiritual que vivimos.

Con este mensaje, mi deseo es guiarlos a que entendamos que es muy importante que la gloria de Dios esté en nuestra vida. Amén.

La ausencia de la gloria de Dios en medio de su pueblo, es altamente notoria en el siglo 21. Lo único que puede traer restauración y fortaleza a nuestra vida, es la gloria de Dios, recuperar la gloria de Dios de acuerdo al modelo del rey Ezequías.

Determinación.

La determinación es el primer requisito para recuperar "La Gloria de Dios" en la casa y en nuestras vidas. Determinación, es algo más que pensar que necesitamos a Dios. Hay personas que sienten y creen que necesitan al Señor, pero no pasan de allí.

Hay personas que entienden que hay una gran necesidad de Dios en su vida, pero no actúan, se quedan en el mismo lugar. Dios quiere que caminemos algunos metros más, que entremos en la plena convicción, que no es sencillamente "un lo necesito" en mis labios, sino en todo mi ser, mente, corazón, alma y hechos. Sentir una experiencia, una necesidad profunda de su gloria que lo lleve a renunciar, de todo lo que nos aparta de Dios; y tomar todo lo que nos acerque a Él. Amén.

Debemos de hacer un balance de las cosas que nos alejan, y tratar de recuperar lo que nos acerca a la gloria de Dios. Dios quiere que disfrutemos de su gloria en medio de Su pueblo.

Determinación es algo más que arrepentimiento de los pecados, hay personas que pasan al altar y se arrodillan pidiendo perdón por su pecados, lloran, claman, pero al salir de allí vuelven a caer en la misma falta. ¿De qué sirve doblar las rodillas si no determinamos el cambio de actitud que necesitamos?

Necesitamos una solución de fondo y está en tí, en tu corazón, ahí adentro. Hay una sola persona que puede entrar allí adentro. Hay alguien que puede romper, sacar todo lo que no nos deja disfrutar de la gloria de Dios, y ese se llama Espíritu Santo; si se lo permitimos, Él puede obrar y cambiar nuestra vida. Amén.

Determinación es valor, es firmeza, es la manera de actuar. La verdadera determinación demanda acción; cuando yo tengo determinación hacia algo, camino, me muevo, voy por eso. El Señor le dijo a Josué: Te mando que te esfuerces y seas valiente (Jos.1:9).

El reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan (Mat 11:12). Cuando vamos a la Biblia, vemos a un Dios de determinación. Josué dijo: yo y mi casa serviremos al Señor, determinación.

Dios quiere nuestra determinación para provocar su gloria en medio de Su casa, en medio de Su pueblo.

El rey Ezequías estaba determinado a recuperar la gloria de Dios, hizo lo recto ante los ojos de Jehová. Él quitó los lugares altos, quebró las imágenes, hizo pedazos la serpiente de bronce que había hecho Moisés. En Jehová Dios de Israel puso su esperanza, porque siguió a Jehová y no se apartó de Él, y guardó los mandamientos y Jehová estaba con él; y dondequiera que salía prosperaba. Amén.

Necesitamos hombres y mujeres que anhelen recuperar la gloria de Dios para Su Pueblo, y así, el mundo caerá rendido por la gloria de Dios. Hoy es el tiempo que determinemos que la vida cristiana se vive, y se debe disfrutar de la gloria de Dios. Amén.

Tu amado hermano Marco Marin Parra. Recibe la poderosa bendición de lo alto en el nombre de Cristo Jesús. Amén.

Bendiciones.
Suecia - Lysekil.

http://edificandote.blogspot.com

Imprimir este post.
Compartir este blog con sus amigos...
This entry was posted in , , , , . Bookmark the permalink.

2 Responses to CÓMO RECUPERAR LA GLORIA DE DIOS.

Síganos en Facebook:

COMÉNTENOS SOBRE ESTE BLOG:

Amado Dios, dedico a Tí el trabajo de este sitio, y lo hago con todo mi corazón y con todo mi amor, esperando que por medio de él atraerás a los que deseas que vengan a Tí. Por mi trabajo en la oficina no puedo salir a predicar, pero con esto quiero hacer mi aporte. Recíbelo Señor, te lo entrego en tus manos, para que lo sostengas si te place. Recibe Tú la exaltación por los buenos comentarios; y por los ataques y ofensas hacia mi persona toma Tú el control de todo, pues este sitio es Tuyo Señor. A Tí sea la Gloria, la Honra, la Alabanza, el Poder y Majestad, por los siglos de los siglos en nombre de Jesucristo, Señor y Salvador Nuestro. Amén.