CUANDO DIOS ORDENA, HASTA EL DIABLO OBEDECE.

Por Stanley Gómez.

Bendiciones a todos(as), les traigo una brevísima historia ilustrativa que seguramente nos hará reflexionar sobre el gran poder de Dios.


Una señora muy pobre telefoneó para un programa cristiano de radio pidiendo ayuda, pues no tenía nada qué comer.

Un brujo del mal, que por casualidad oía el programa consiguió su dirección, llamó a sus secretarios y ordenó que compraran alimentos y los llevaran hacia la mujer, con la siguiente instrucción:

—Cuando ella pregunte quién mandó estos alimentos, respondan que fue el DIABLO.

Cuando llegaron a la casa, la mujer los recibió con alegría y fue inmediatamente guardando los alimentos que le llevaron los secretarios del brujo. Al ver que ella no preguntaba nada, ellos le preguntaron:

—Señora, ¿no quiere saber quién le envió estas cosas?

La mujer, en la simplicidad de la fe, respondió:

—No hijito... No es preciso. Cuando Dios manda hasta el diablo obedece.

Amén, así es, cuando Dios ordena una bendición a favor de sus Hijos e Hijas, usa el medio que Él en su soberana voluntad desea, así tenga que ser el mismo diablo ¡GLORIA A DIOS!

¡Que Dios le bendiga!

www.ElArbolVerde.com
Compartida por hno. Ezequiel Barrera.

Imprimir este post.
Compartir este blog con sus amigos...
This entry was posted in , , , . Bookmark the permalink.

One Response to CUANDO DIOS ORDENA, HASTA EL DIABLO OBEDECE.

Síganos en Facebook:

COMÉNTENOS SOBRE ESTE BLOG:

Amado Dios, dedico a Tí el trabajo de este sitio, y lo hago con todo mi corazón y con todo mi amor, esperando que por medio de él atraerás a los que deseas que vengan a Tí. Por mi trabajo en la oficina no puedo salir a predicar, pero con esto quiero hacer mi aporte. Recíbelo Señor, te lo entrego en tus manos, para que lo sostengas si te place. Recibe Tú la exaltación por los buenos comentarios; y por los ataques y ofensas hacia mi persona toma Tú el control de todo, pues este sitio es Tuyo Señor. A Tí sea la Gloria, la Honra, la Alabanza, el Poder y Majestad, por los siglos de los siglos en nombre de Jesucristo, Señor y Salvador Nuestro. Amén.