LA BENDICIÓN DE SER HIJO DE DIOS

Por Marvin Santos.
Ayer por la noche conversaba con mi esposa acerca de varias dificultades, casi todas de índole económico, y le compartía que estaba decepcionado de cómo las cosas no salían. Descubrí qué tan importante es el papel de una esposa, descubrí que en ella tengo un verdadero apoyo que muchas veces los mismos afanes esconden de forma magistral.


Hace unos días solicité un crédito personal en un banco local y al final de tanto, este fue denegado. Bueno, para más info de este caso pueden visitar mi blog Creditos en El Salvador. El asunto es que me sentí verdaderamente frustado. Pero qué bien me sentí luego de compartirle mi carga a mi esposa.

Sabiamente mi esposa me dijo frases que me hicieron reflexionar. Les comento más o menos lo que me dijo: "¿No te acordás acaso lo que dijo el pastor el domingo?, sobre la historia del carretón de paletas. Acordate que el pastor mencionó en la predicación que él había visto a un paletero que había puesto en su carretón una frase que decía: No soy el dueño del mundo, pero soy el hijo del dueño". También me dijo: "¿Estás manco, cojo, con alguna enfermedad mortal, desahuciado?, podrás ser pobre materialmente pero si fueras rico y sufrieras de alguno de esos males, realmente no estarías feliz". Y otra más: "Tenés que tener fe, ya vamos a salir de esta situación, así como hemos superado otras con la ayuda de Dios, así vamos a salir adelante de esta", ya para entonces ya estaba totalmente ministrado por mi esposa.


Bueno, resumo, háganle caso al consejo de sus esposas, tómenlas en cuenta, evitemos que los afanes nos escondan esas preciosas joyas que Dios nos ha regalado.


"El que halla esposa, halla el bien y alcanza la benevolencia de Jehová." Proverbios 18:22

Que Dios le bendiga,
Marvin Santos.


Imprimir artículo.

Imprimir este post.
Compartir este blog con sus amigos...
This entry was posted in , , , , , . Bookmark the permalink.

One Response to LA BENDICIÓN DE SER HIJO DE DIOS

Síganos en Facebook:

COMÉNTENOS SOBRE ESTE BLOG:

Amado Dios, dedico a Tí el trabajo de este sitio, y lo hago con todo mi corazón y con todo mi amor, esperando que por medio de él atraerás a los que deseas que vengan a Tí. Por mi trabajo en la oficina no puedo salir a predicar, pero con esto quiero hacer mi aporte. Recíbelo Señor, te lo entrego en tus manos, para que lo sostengas si te place. Recibe Tú la exaltación por los buenos comentarios; y por los ataques y ofensas hacia mi persona toma Tú el control de todo, pues este sitio es Tuyo Señor. A Tí sea la Gloria, la Honra, la Alabanza, el Poder y Majestad, por los siglos de los siglos en nombre de Jesucristo, Señor y Salvador Nuestro. Amén.